NOTICIAS

Repercusiones a la corrida de Bayona

viernes, 25 febrero 2011
Repercusiones a la corrida de Bayona

La mayoría de los medios de comunicación resaltan el juego del sexto toro lidiado en Bayona por Miguel Abellán (en la foto) y la emoción generada por la corrida. El festejo se celebró el mismo día en que la ganadería Victorino Martín recibía el Premio del Círculo Taurino de Bayona a la mejor corrida de 2000 en esta localidad francesa y el Premio Ciudad de Bayona a la mejor corrida de la Feria de San Isidro en la presente temporada.


ABC, 03.09.01. La buena suerte de Victorino. Toros desiguales de presentación dentro de la seriedad; imponentes 4º y 6º. Destacaron el encastado 1º y el excepcional 6º. Algunos blandearon. (…) Victorino Martín es un tipo con suerte además de un gran ganadero. Convengamos en que por hache o por be siempre hay algo en sus corridas que atrae y absorbe la atención de las plazas. Incluso cuando las cosas no ruedan todo lo bien que se espera al final le salva un toro o un par de ellos. Sin estar en su mejor año, con menor regularidad que hace dos temporadas, así y todo, en San Isidro y en Bilbao ha impuesto su sello. Zabala de la Serna.


El País, 03.09.01. Los "victorinos" por encima de los toreros. Los toros de Victorino Martín se alzaron sobre los toreros. (…) Miguel Abellán desperdició el gran toro de la corrida, el sexto. Un toro que "hacía el avión" como se dice en el argot torero. José Luis Merino.


Aplausos, 03.09.01. Oreja para Fernández Meca en la tarde de los "victorinos". Toros bien presentados y provistos de buidos pitones. Todos en el tipo de la casa. Flojos casi todos. Protagonizaron un buen tercio de varas, sobre todo el primero, segundo y cuarto, arrancándose de lejos a las cabalgaduras varias veces. Los corridos en primero y sexto lugar, excelentes para los toreros. A. Arnaiz.


El cronista no reseña que Enrique Ponce cortó una oreja de su primer toro.


6 Toros 6, 04.09.01. Lo mejor, para el final. Toros bien presentados, desiguales de peso, muy noble el sexto, bravo y encastado el primero, noble el segundo. Tercero y quinto, de poco juego y malo el quinto. Llegó el sexto victorino, de nombre Jaquetoncillo, y nada bueno se presagiaba al lancearlo. Miguel Abellán lo mandó picar fuerte y el toro respondió empujando y volviendo con celo al caballo. (…) Se reveló un gran toro desde el primer muletazo para sorpresa de la mayoría de nosotros y creo que para el mismo torero. Antonio Arévalo.






NUESTRAS ACTIVIDADES

Icono del vehículo de las visitas de turismo
Icono de una copa de vino
Icono de la silueta de una cabeza de caballo